The e-magazine for KNX home & building control

Guía para principiantes: el sonido para profesionales de KNX. Parte 2 – sonido de alta fidelidad (Hi-Fi)

En la segunda parte de esta serie de tres artículos dirigida a profesionales KNX sin formación en alta fidelidad, Simon Buddle analiza esa característica.

Si lo volvemos a retomar desde el último artículo en el que hablé del audio distribuido, ahora vamos a hablar de la alta fidelidad, qué es y cómo encaja en el mundo KNX. Como comenté en la última ocasión, tuve una revelación cuando visité el estudio de demostración de Naim Audio en su fábrica de Salisbury. Esos discos que había estado escuchando durante tantos años empezaron a tener una claridad, dinámica y musicalidad diferentes. En pocas palabras, sonaban mejor que nunca, y eso es lo más sencillo para la alta fidelidad. El término alta fidelidad o Hi-Fi se remonta a los años 50, cuando se comenzó a utilizar para describir los equipos de sonido que eran capaces de reproducir la música fielmente. No olvides esta palabra: «fielmente».

Para entender realmente el Hi-Fi, debemos remontarnos a los estudios de grabación. La banda, la orquesta y el artista quieren crear un sonido determinado. Los grupos suelen elegir un estudio de grabación concreto por el «sonido» que produce. Ese «sonido» tiene dos vertientes: la sala en la que se produce, la acústica de la sala, y el equipo que se utiliza para grabar. Abbey Road, por ejemplo, tiene más de ochocientos micrófonos diferentes de los años veinte. Un grupo de rock’n’roll actual bien podría optar por utilizar un micrófono como el Shure Brothers Modelo 55 de los años 50 para recrear ese sonido auténtico de las estrellas del rock’n’roll.

El micrófono Shure Brothers Modelo 55 data de 1951 (fuente de la imagen: Wikipedia).

La conclusión que sacamos de todo esto es que el sonido (la calidad) es importantísimo. La pista musical que acaba saliendo de un estudio de grabación se habrá grabado con mucho cariño (y, probablemente, muchas, muchas veces), se habrá tratado técnicamente en la mesa de mezclas del estudio, se habrá comprimido y, finalmente, se habrá empaquetado lista para el consumidor, entre otros procesos técnicos que no vamos a enumerar aquí.

Llegados a este punto, debemos comprender un hecho que tiene una importancia enorme. Lo que tenemos en nuestras manos es la música, pero, sobre todo, tenemos el « mejor» resultado que podemos conseguir, a menos que se remasterice en algún momento en el futuro (véase el YouTube de Abbey Rd más abajo). Pero quedémonos con la idea de que es el mejor resultado que vamos a obtener. A partir de aquí, todo es cuesta abajo para el sonido: la calidad solo puede ir a peor.

Vídeo de TechRadar en YouTube ‘Abbey Road Studios comparte los secretos para que la música suene bien’.

La clave está en la fuente

Si has visto el vídeo de Abbey Rd, habrás escuchado, al principio, la pregunta «¿Cuál es la parte más importante de una grabación musical?», y la respuesta: «La fuente», es decir, los músicos. Y aquí comienza nuestro viaje por el Hi-Fi. Una composición musical contiene el 100% de la información de que disponemos y que somos capaces de escuchar.

El Hi-Fi se suele dividir en tres elementos: el equipo fuente (es decir, flujo digital, CD, tocadiscos, cinta de carrete, etc.), la amplificación y los altavoces. La principal función de cualquier componente Hi-Fi involucrado en este proceso es reproducir la música de la grabación original con la mayor fidelidad posible. Sin añadir coloración, ruidos extraños, nada que no sea un sonido propio y único. Los amplificadores Hi-Fi de válvulas, por ejemplo, suelen tener un sonido específico. Puede que te guste ese sonido, pero no es realmente fiel al original.

Vale, vamos a hablar de esto ahora. Existe un debate sobre si escuchar música es algo subjetivo u objetivo. Puede que te guste el sonido que produce un determinado grupo de altavoces, pero ¿el sonido que produce es fiel al original? Si te gusta el sonido de los altavoces, te recomiendo que lo escuches de forma subjetiva. Por lo que a mí respecta, tengo instalado en mi cerebro el chip de tantos años trabajando en Grahams Hi-Fi y en Linn Products. Mi sistema de sonido tiene que reproducir la música original con la mayor precisión posible, y que sea lo más fiel posible a las intenciones que tenía el grupo cuando la grabó.

Así pues, ahí tenemos una historia de fondo muy precisa en torno al Hi-Fi. Te dejo algunos puntos importantes para reflexionar:

Flujo digital

El mejor sonido siempre empieza con la mejor fuente. En nuestro mundo, eso significa probablemente un flujo digital. El servicio de streaming Tidal (Premium) siempre superará a las grabaciones comprimidas en formato mp3: ofrece calidades de 1411 kbps o 9216 kbps frente a las 128 kbps, simplemente hay más información con la que empezar. Si reproduces archivos mp3 de baja calidad, 128 kbps, con los altavoces B&W Nautilus que son de gama alta, lo que oirás es lo mala que es la grabación. Usa Tidal y el sonido se transformará. Dato curioso: en un tocadiscos, la aguja está correctamente asentada respecto al surco a 90º únicamente en dos puntos del disco, el resto del arco es un punto intermedio en la calidad del sonido.

Comparación de las tasas de bits de diferentes fuentes de audio.

Elección del equipo de reproducción adecuado

Elige minuciosamente tu equipo de reproducción. Si no estás familiarizado con las combinaciones de amplificador y altavoz, sin duda te recomendaría que buscaras asesoramiento profesional en este punto. La mayoría de las tiendas de alta fidelidad trabajan con audio multisala, pero es probable que no conozcan las instalaciones KNX. Esto significa que podéis unir fuerzas y trabajar codo con codo para ofrecerle a los clientes un gran sistema.

El altavoz Nautilus de Bowers & Wilkins es un ejemplo de altavoz de gama alta.

Conclusión

El audio multisala se basa en su facilidad de uso, mientras que el Hi-Fi se basa en la calidad. Es muy posible que tengamos clientes que quieran una cosa u otra, o ambas. Definitivamente, con unos pocos conocimientos, podemos ayudar a estos clientes a conseguir lo que buscan. KNX y Hi-Fi no son elementos que yo integraría, pero eso no significa que no debamos introducirlos en nuestro mundo. El Hi-Fi se engloba dentro de los servicios de bajo voltaje adicional que prestamos, aunque es un nicho algo «especial». En este ámbito, harías bien en asociarte con una tienda local y recibir formación sobre audio de organizaciones como CEDIA o Avixa.

Simon Buddle CEng MIET, is a consultant for Future Ready Homes, a specialist in BMS and ELV services system design.

www.futurereadyhomes.com

Compartir en facebook
Share
Compartir en twitter
Tweet
Compartir en linkedin
Share

SPONSORS

JUNG area / line coupler


JUNG area / line coupler
The JUNG area / line coupler connects two KNX lines while retaining electrical isolation. Across publicly accessible areas, such as corridors ...